domingo, 11 de mayo de 2014

A speculative idea for the treatment of extreme physical trauma.

The surgery exam is coming up, and reading about recent developments in artificial blood and nanotechnology/material sciences, I’ve had an idea, which is certainly flawed, but might, once the defects I haven’t thought about have been properly addressed, be marginally useful in the future for the treatment of some cases of extreme physical trauma which today almost invariably end up with the death of the patient.
        Imagine if you will, that a few decades from now artificial blood is plentiful and artificial “plastic” capillaries can be made, such as that said artificial blood can be oxygenated in an artificial lung by making it go through said capillaries. Also, in imagine the less pleasant scene of a person suffering from major trauma, such as losing both legs in a flying GoogleCar accident, massive 3rd degree burns from a failed space-tourism landing or being shot several times in a robot uprising (remember, this is the fuuuture).
        Now, if we assume that major industrialized nations continue with their mixed model economies, with ever-growing market economies and ever-better funded public healthcare systems, the vast majority of the population, who lives in major urban centers, could receive very quick (a matter of minutes) emergency medical attention thanks to medicalized helicopters and smartphones/intelligent clothing that allow for immediate reporting of emergencies. Said helicopters (or, in the worst case, ambulances) would have an “Ezkurra Box for Extreme Trauma” (so named because I can), which would consist of a simple set of hydraulic pumps which would mimic the heart, with catheters connecting them with the capillaries of the fake lung and a supply of artificial blood, all enclosed in an aseptic box (see scheme for visualization with the most extreme survivable form of trauma I could imagine – decapitation.
  Futurama head-in-a-jar, anyone?
        Of course, this contraption is limited to ensuring that all organs that are physically there after the traumatic experience keep receiving properly oxygenated and pressurized blood until the hospital is reached and the situation is stabilized (say, all cuts are properly sealed). If, unfortunately, the heart or lungs were crushed, the patient would have to live attached to the Ezkurra Box (Hmm, sounds more narcissistic than I thought) or have one inside his thorax a la Dick Cheney (although the former VPOTUS has just a fake heart, no fake lungs exist yet), with the ensuing infectious and autoimmune complications. Likewise, the patient would have to undergo dialysis until a kidney was donated (or cloned from the patient in the fuuuture) and would have numerous nutritional/metabolic problems depending on what parts of his digestive tract were affected (e.g. diabetes and general food malabsorption would result from the destruction of the pancreas). Finally, in the extreme case of decapitation, even if the rest of the body were connected to the box, kept alive and then reattached to the head in the hospital, the patient would end up quadriplegic unless a whole spine section were regenerated/ substituted with metal (as has been experimentally done with rats), a procedure which will quite probably take more years for medical science to develop than artificial blood/capillaries, although the patient could maybe regain movement with an exoskeleton or remote controlled limbs, which seem more feasible.
         In any case, there are certainly many minor flaws with this scheme, but I think that in a few decades a variation of it might be used to avoid hypovolemic shocks, which kills quickly and often in trauma. Let us all hope so.

domingo, 20 de abril de 2014

Chocochristies III: Easter eggs, flour and yeast

I continue celebrating Easter by cooking a crucified-Jesus-cake for the 3rd year in a row. All in defense of blasphemy (although, to be frank, eating Jesus is kind of a big point of Christianity...)

PS: Cake Jesus needs more yeast to properly rise again



domingo, 26 de enero de 2014

¿Es buena Euskadi para España?


Desde el punto de vista del nacionalismo vasco, que es mayoritario en el País Ídem y por lo tanto tiende a dar forma al discurso general de la sociedad vasca, se da por sentado, como quien dice que la tierra es redonda o que los quarks nunca van solos, que España o el “estado español*”, respectivamente, es malo o nefasto para Euskadi o Euskal Herria, respectivamente una vez más. La perversa influencia de Mordor española es omnímoda, perjudicando la economía, la política, la sociedad, la cultura y el medio ambiente vascos, y aunque normalmente me gusta sacar a relucir que gracias al concierto vasco la CAPV recibe más dinero del gobierno central que el que da a éste por el cupo o que la evidencia no está precisamente a favor de que la izquierda abertzale sea una mejor garante de una democracia liberal que los partidos españoles, me gustaría aprovechar este post para explorar la afirmación opuesta ¿Es Euskadi buena para España?
El tiempo también es culpa de Madril, os lo juro por Sabino

Me centraré primero en el tema económico antes de moverme al político:

Por el lado positivo, la economía de la CAPV está sustancialmente más desarrollada que la Española, siendo su PIB per cápita de30.000€, ligeramente inferior al de Francia, de 31.100€, bastante superior al español, de 22.300€, sin Euskadi 21.900€ calculando grosso modo, ligeramente superior al de Chipre, de  20.700€ (He usado sólopaíses de la eurozona para evitar el problema de la paridad de poderadquisitivo, ya que me ha costado encontrar datos de PIB PPP para CCAA, aunqueadmito que la metodología es subóptima). Además, la economía vasca también es más competitiva en el mercado internacional, con un saldo comercial positivo la mayoría del tiempo incluso desde que el euro impide jugar con los tipos de cambio (desde 1992 sólo se dan saldos negativos en 2005 y 2006, aunque soyincapaz de encontrar datos como %PIB), mientras España ha mantenido un saldo comercial negativo desde 1986 (aunque todo indica que tendrá uno este año si nolo tuvo ya en 2013). Por último, la economía vasca se puede considerar “más social”, debido a sus niveles de paro casi normales (para una recesión enorme, los datos españoles es que son delirantes se mire como se mire) y su gini más reducido (en esto último lamentablemente no he podido encontrar mi fuente original y sólo he encontrado esto de 1980 – agradecería una fuente más reciente).

Por el negativo, la crisis demográfica vasca es aún peor que la española [inserte aquí su chiste favorito sobre la hiposexualidad vasca], lo cual probablemente convertirá a Euskadi en un lastre para las pensiones, aunque esto estaría mitigado por los elevados sueldos y el bajo paro. Además, al igual que España, Euskadi carece de recursos naturales (la hipotética explotación del gas natural de patatalandia capitolina Álava es hoy por hoy políticamente inviable)
No hay beneficio económico posible que pueda compensar esto


¿Cómo beneficia esto a los Españoles? Generalmente una balanza comercial positiva beneficiaría a toda la unión monetaria, pero este efecto se reduce mucho siendo miembros de la eurozona en vez de la pesetazona. Por otro lado, el acceso a un mercado de trabajo y de bienes y servicios más desarrollados en igualdad de condiciones es ventajoso, pero una vez más la Comunidad Económica Europea ya provee este beneficio. Además, una región rica sirve para redistribuir recursos y mejorar el bienestar agregado de la población, pero el concierto económico impide esto en gran parte. En suma, se podría decir que Euskadi es económicamente beneficiosa para España, pero la mayoría de beneficios se conseguirían igual estando simplemente en la eurozona y el resto son marginales.

En el campo de la política la influencia de Euskadi ha sido, me temo, bastante negativa:

Por el lado positivo, vemos que Euskadi vota generalmente a la izquierda, tanto que hasta su partido de centro-derecha (PNV) votó a favor del matrimonio igualitario en 2005 y de la liberalización del aborto en 2010, y es casi ya un partido liberal europeo (son, de hecho, miembros de los liberales europeos). Además, el PP apenas obtiene votos en el País Vasco. El lector podría ser de la opinión de que la izquierda no es beneficiosa para España y votar al PP sí, pero… sin comentarios.
¿Un partido liberal? ¿¡LIBERAL!?

                En el lado negativo hay que mencionar al elefante en la habitación: ETA. Además de matar a novecientas personas, ETA es responsable, directa o indirectamente, de que muchas partes de la democracia española no se hayan desarrollado hasta niveles occidentales durante la transición y hasta hoy en día. Así a botepronto: Nadie se ha tomado en serio las denuncias a las FFSS por torturas y abusos (porque habría sido hacerle el juego a ETA), hay restricciones para identificar policías como tomar fotos y muchas veces no enseñan las placas (para evitar el acoso de ETA y su entorno), el derecho a manifestarse está coartado (El muy elocuente intercambio de tuits entre el Juez Pedraz e Iñaki Oyarzabal es un ejemplo de lo anómalo de la situación española) al igual que la libertad de expresión (El enaltecimiento del terrorismo no debería ser delito, y no hace falta citar a Montesquieu o Stuart-Mill para ver por qué, o al menos se podría ser consistente y encarcelar a los “¡Viva Franco!/Bandera de Pollo”. Por cierto, he mencionado que SE CERRÓ UN PERIÓDICO y años más tarde todos los acusados fueron declarados inocentes), se han ignorado principios básicos del derecho penal (véase la anulación de la doctrina Parot) y se han ilegalizado partidos (una medida necesaria y con una base sólida en este caso, pero sin duda extrema) llevando al poder a una coalición con un mandato de las urnas totalmente manipulado (esto lo digo yo, que simpatizo con el PSE, y lo dice Miguel Sanz, ese proetarra tan notable).

    Como guinda, el eje centro-periferia (aquí Euskadi se une a Cataluña) desfigura el conflicto izquierda-derecha y roba la escasa atención del electorado hacía temas absurdos como, por ejemplo, que esté prohibido hablar en euskera en el congreso, que la bandera española debe ondear en todos los ayuntamientos o el boicot al cava catalán, mientras que, y perdonen el populismo, el paro sigue en tasa estratosféricas y los cerebros se fugan como si de un cráneo de feto que es imposible abortar se tratase.

        En mi opinión, la solución óptima a largo plazo sería la secesión, formando polities homogéneas que permitan un espacio político menos crispado y más eficiente, todo en el marco de una europa unida que asegure la igualdad de todas las personas en derechos y su libertad de movimiento, al igual que la ídem de bienes y capitales y las transferencias intraterritoriales.
           Por supuesto, se que tanto pedir una Europa unida como una separación (descuartizamiento, lo llamarán aquellos que se empeñan en compara a las naciones con seres vivos) amistosa y legal de España es como pedir que lluevan tartas de chocolate sin calorías, ya que el nacionalismo es algo visceral, tanto en lo que respecta a separarse como a unirse.

En todo caso, quería dejar claro que se puede ser razonable, separatista moderado, europeísta convencido y real al mismo tiempo.